Buscando el norte… ¿cuestión de espacio o de tiempo?

La otra noche vimos en casa el estreno de una serie “Buscando el norte”; personalmente me pareció entretenida y algo menos chabacana que muchas de las series que se hacen últimamente en este país… Como llevo unos días revueltos y cansados, me tumbé en el sofá y me puse en modo atontamiento de neuronas, a disfrutar del primer capítulo de una serie con muchas caras famosas como Terele Pávez, Ferran Rañé u Óscar Ladoire.

Hay, de entre todos los protagonistas, gente que por A o por B representa que han tenido que emigrar a Berlín para buscarse la vida. Así encontramos una pareja de hermanos que se marchan de manera impulsiva, personajes que viven en Alemania desde los años 60, y que ya tienen su vida totalmente adaptada a la cultura de este país europeo y madrugador… pero de todos, fue un matrimonio en concreto el que consiguió llamar mi atención y recordarme que aun tengo que defender mi tesis sobre mis queridas perspectivas temporales.

norte

Ella (Flor) es una ingeniera o ejecutiva agresiva, vive pegada al manos libres y tiene una hija de menos de un año y un marido (Lucas) a los que no hace mucho caso. El marido es el camaleónico actor Fele Martínez (Tesis, Los amantes del círculo polar…), quién tras vivir durante 2 años en Berlin es incapaz de preguntar por el baño en alemán (se entiende que no es por falta de capacidad, si no porque el hombre se dedica al 100% a la crianza de su hija, y no tiene tiempo para apuntarse a una academia…). Fele se dedica, además, a esperar eternamente a una esposa demasiado atareada con su oficio y que parece estar mucho mas pendiente de sus objetivos laborales (perspectiva temporal Futura) que de su día a día como madre y esposa (perspectivas pasada positiva y presente hedonista).

Bien, no voy a entrar a juzgar si una madre debe o no hacer esa vida, cada una es libre de elegir, etc. pero lo que considero muy interesante es el retrato, el arquetipo clarísimo que representa este personaje: La Pespectiva futura elevada y descompensada.

Podemos afirmar que, esta mujer, sin necesidad de que rellene el cuestionario de perspectiva temporal (que os recuerdo podeis hacer de manera gratuita aqui) es una persona muy (demasiado) orientada al futuro como para alcanzar el bienestar. La trampa es que esta sociedad valora y puntua a estas personas por encima de la media (Estudiantes excelentes, perfectos trabajadores y jefes, personas económicamente y socialmente sobresalientes) pero en cambio no les alerta de las consecuencias negativas de su perspectiva temporal:

  • Pérdida de pareja /família
  • Pérdida de amistades
  • Desaparición del tiempo libre
  • Adicción a la tecnología
  • Adicción al trabajo
  • Falta de espacios de meditación / autocuidado
  • Nivel de estrés negativo elevado

En definitiva: para nuestra sociedad occidental (y también en muchos países orientales) las personas orientadas al futuro de manera casi enfermiza son considerados como personas de éxito, ya que tienen muy buenos resultados académicos y profesionales, son personas comprometidas con su trabajo y además orientadas a objetivos, pero en cambio estas personas suelen tener una elevada probabilidad de quedarse solas, de divorciarse, separarse o estar ausentes para con sus hijos… por no hablar de las somatizaciones (infartos, estrés, presión arterial elevada…).

En fin, mis 3 recomendaciones básicas para empezar a equilibrar tu perspectiva si te has identificado como una persona orientada al futuro:

  • Hacer una lista de cosas que hacer con la familia / pareja / amistades y ponerla en nuestra agenda, en un color diferente a las citas de trabajo u estudios
  • Permitirse, al menos una vez por semana, cerrar el móvil y la tablet y dedicarse unas horas a uno mismo
  • Establecer cada mes por anticipado y junto con nuestra pareja y/o hijos un día para ir a comer fuera, cena romántica o cine.

Con estos sencillos pasos conseguirás aprovechar tu tendencia natural a “hacer listas” y planificar para poder disfrutar mas de tu presente y conseguir momentos de ocio y espacios de interacción social que ayudarán a compensar tu tendencia a mirar permanentemente al futuro.

Saludos,

 

Mireia Usart

2 comentarios en “Buscando el norte… ¿cuestión de espacio o de tiempo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.