Dolores y ciclos

Mi regla ya no me duele.
Mi sangre, mi menstruación, mi luna… no me duele.
 
Si hago una lista mental sobre los motivos más razonables por los cuales no me duele:
 

  • Ahora conozco mejor mi cuerpo, hormonas y anatomía
  • He sido madre, he tenido una pérdida y un parto vaginal
  • He aprendido sobre ciclicidad y arquetipos femeninos
  • Asisto regularmente a círculos de mujeres
  • Me alimento de manera mas sana
  • No me obsesiono con mi barriga ni con tener el estómago plano
  • Me he formado en terapia menstrual®

 
Si pienso detenidamente, si me dejo sentir, sé que puede ser por todo o por nada de lo anterior… pueden ser tantas cosas! Pero todas me llevan a una: amo mi ciclo, mi feminidad, mis curvas, mi útero enorme en la ovulación y vibrante en la menstruación. Lo cierto es que la he echado tanto de menos durante estos más de 3 años que estoy feliz con mi sangre. Tengo que confesar que la toco, la huelo (siempre lo hice), la guardo, la siento (me siento), pinto con ella…
 
sang
Ahora lo que a veces me duele un poco es la ovulación. Puedo notar perfectamente como se me hincha el útero, se expande, y eso me gusta. Me miro la barriga y me gusta. Me siento madre, nutridora, cuidadora, y disfruto de ello. Dedico más horas a cocinar, a escribir, a crear, a jugar con mi hijo… esta pasada ovulación hemos pintado mandalas chulisimos tirados en el suelo del comedor.
 
Y es cierto que, en general y sin querer generalizar, cuando ovulamos estamos más expansivas, si lo piensas, realmente estamos “expulsando” el ovocito, así que es normal que algo se note, o duela un poco, al menos más que cuando sale la sangre, momento en el que realmente todo ya sucedió, y vivimos la calma de la despedida, del duelo.
 
Por eso asocio ese dolor que tuve durante tantos años a la incapacidad para gestionar mis duelos, mi despedida mensual…tal vez no sabía qué soltar, como hacerlo, puede ser que los tampones tampoco ayudaran. Además siempre ha estado muy presente en mi la verguenza, el aislamiento de no poder hablar de mi ciclo con mucha gente.
 
Por eso ahora es tan bonito y distinto sentirme ovular, ver cómo la ovulación suele coincidir con la oxitocina generada en los encuentros de la tienda roja o en otros talleres con mujeres, y cómo últimamente la menstruación en luna llena me invade durante las bendiciones de útero, y me hermana con las energías de esa luna roja… sólo puedo decir que me siento llena de amor y agradecimiento, me siento feliz de ser mujer y de poder acompañar a otras mujeres y que ellas me acompañen en este camino.
 
¿Te duele tu menstruación?¿Te dejó de doler tras ser madre?
 
 

Mireia Usart
 
Bibliografía: 
 

  • Luna Roja. Miranda Gray
  • Mi Sangre Cura. Zulma Moreyra

 

1 comentario en “Dolores y ciclos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.