El Aloe Vera y su uso en la salud femenina

El Aloe Vera (Aloe barbadensis) es una planta del género Aloe y de la familia de las llamadas “Liliáceas”. Es similar a un cactus, y que acumula mucha agua en su interior. Esta planta se encuentra en latitudes tropicales y en todo tipo de terrenos, ya que necesita poca tierra y poco agua. Su poder como planta medicinal es conocido desde tiempos inmemoriales, y ha sido utilizada para sanar cuerpo y espíritu por chamanes y médicos de todo el mundo. También es positivo tenerla en casa ya que nos ayuda a protegernos porque absorbe las malas energías, atrae la buena suerte y combate la envida.

Situaciones en las que se recomienda usar: entre las muchas propiedades y usos de esta planta, en este escrito me centraré en su uso como fungicida, desinfectante y calmante en el curso de una afección típicamente femenina, y respecto a sus posibles causas, la Dr. Christiane Northrup afirma: “Algunas mujeres responden a una violación de los límites percibidos con una infección vaginal.” La cándida es un hongo que habita en la flora de la vagina y la vulva, causando quemazón, dolores y picor.

El poder fungicida del Aloe nos ayudará a las mujeres a combatir esta infección. En concreto, el remedio que os propongo es combinar la toma de agua de aloe con la aplicación directa de savia de las hojas más ancianas de la planta en la zona a tratar. Lo he comprobado personalmente, aplicada en la vulva, sobre las zonas con heridas o más enrojecidas, las molestias pueden desaparecer en dos – cuatro días de aplicación. Además, la sensación de frescor y bienestar aportada por el Aloe es recomendable aun cuando se esté llevando a cabo un tratamiento complementario.

Contraindicaciones:

No hay contraindicaciones para su aplicación directamente en la piel, excepto si tuviéramos heridas importantes, entonces es mejor cerrar esa herida antes de aplicar la pulpa del Aloe. Para su uso interno, nos debemos de asegurar que no contiene aloína (la sustancia que se encuentra entre la pulpa y la hoja, de color marronoso) ya que tiene un fuerte efecto laxante que puede provocar diarreas y desequilibrios de potasio. Las embarazadas deben abstenerse de tomarlo debido a que podría provocar contracciones uterinas (Prat & Ribó, 2006).

Cómo elaborar y usar la pulpa de Aloe para el tratamiento de la candidiasis:

Materiales: hojas de aloe de 45 x 5 cm aprox. (de la parte inferior, las más viejas y grandes), un cuchillo previamente hervido con agua a 100º, mortero, alcohol

Procedimiento: Una vez arrancadas las hojas, se deben cortar las espinas y la punta de estas con el cuchillo limpio. Nos quedarán grandes rectángulos que debemos pelar con el cuchillo, aislando así la parte interna de la hoja, gelatinosa y transparente, prestando especial atención a los posibles restos de sustancia amarillenta o marrón, que debemos eliminar totalmente. Trituraremos la gelatina con el mortero hasta que quede una pasta homogénea. Esperamos a que desaparezca la espuma blanca y ya la podemos utilizar en compresas directamente sobre la vulva, o bien introducirla en la vagina (ver detalles en apartado aplicación).

Conservación: si deseamos conservarlo durante más tiempo, es necesario mezclar la pulpa  con alcohol de 96º en un recipiente de cristal aislado de la luz.

Aplicación: para poder tratar las infecciones genitales femeninas, el método que yo he aprendido es el de colocar compresas de pulpa durante la noche en la zona afectada. Esta aplicación se repite durante 3 noches seguidas y la infección desaparece. Si la infección es fuerte, se puede introducir un poco de la pulpa en la vagina, con cuidado y por supuesto las manos bien lavadas; o hacer un baño con agua tibia y la pulpa.

Esta receta me la explicó mi madre, que siempre ha sido una apasionada de las plantas, de cuidar su jardín, de las hierbas aromáticas y tisanas… y fan del aloe en especial, que siempre corre a cortar y utilizar si alguien viene con alguna afección en la piel. Ella misma tiene la piel muy sensible y usa la savia de esta planta muy a menudo. Gracias mama!

Mireia Usart

Referencias: Prat, L. y Ribó, T. (2006). El gran libro del aloe vera. Barcelona: Integral.

Imágenes: foreverliving.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.