3 falsos mitos sobre la gestión del tiempo… y cómo vencerlos

Esta semana andamos todos un poco muy removidos por el inicio de curso, la vuelta a la “normalidad” después del verano, de las vacaciones o del descanso. Además, a nivel cíclico, podemos notar que se acerca el otoño en el hemisferio norte, tiempo de introspección, paseos por la naturaleza, creatividad y conexión. Pero también es el momento en el que nos tenemos que organizar sí o sí, en muchos casos cambiar horarios, adaptarnos a las demandas externas, pasar por alto lo que nos pide el cuerpo.

Así pues, he pensado que seria bonito compartir esta semana contigo algunas de las afirmaciones que hablan de manera irreal o negativa sobre el tiempo y que me ponen los pelos de punta, e intentar darles la vuelta, para que nos ayuden en este inicio de curso:

  1. “No hay tiempo que perder” o, lo que es lo mismo, la afirmación de mucha gente supuestamente exitosa y emprendedores que nos hacen creer que “descansar” o dedicar alguna hora al día o a la semana a la vida contemplativa, es de holgazanes.  CuidDSC_0045ado con esta afirmación, ya que detrás de una supuesta bienintencionada receta para conseguir el éxito está una de las mayores trampas, a mi entender: cansancio, falta de claridad mental, agotamiento físico y mental, pérdida de la noción del tiempo, etc. son más que posibles consecuencias de no parar. Al contrario, propongo “Pierde el miedo a perder tiempo”: dedica al menos media hora al día a tumbarte, descansar, mirar las nubes, hacer garabatos en la arena, perderte por las calles de tu ciudad… ese lapso de tiempo para tí no
    sólo te ayudará a relajarte, a separar actividades diarias, sino que también será una fuente de inspiración, y seguramente emergan soluciones a problemas que hasta el momento ni pensabas encontrar.
  2. “Gran parte del éxito está en la planificación“. A ver, no me malinterpretes, no quiero decir que tengamos que vivir como si
    no hubiera mañana, de eso también hablaremos… pero lo cierto es que eso de planificar tanto, de tener 3 agendas, el calendario de google, el de pared, pasarse parte de la mañana o de la noche planificando y clasificando todo aquello que tenemos que hacer durante los próximos meses… no tiene sentido, y además según diferentes investigaciones, es contraproducente: la gente que dedica demasiado tiempo a pensar en el futuro (ya sea próximo o lejano) disfruta menos del presente, y se pierde muchos momentos de ocio y placer. Además, el hecho de que una parte de nuestro futuro simplemente no se puede prever, nos debería ayudar a bajar el pie del acelerador y disfrutar un poco mas del paisaje, ¿no? Mi propuesta: “Dedica parte del tiempo a disfrutar y planifica lo justo y necesario”. Pásatelo bien con lo que haces, intenta sacar lo positivo cada día y piensa en aquellas cosas importantes que van a tener una repercusión en el futuro; si trabajas o estudias algo que te apasiona, el tiempo pasa volando, fluyes con el tiempo, y eso te permite perder de vista toda noción de pasado, presente y futuro; esa es la esencia del éxito.
  3. Finalmente, la que mas rabia me da: “A quién madruga Dios le ayuda”. Tal vez ya conoces mi personalidad un tanto “Buho”, mi preferencia por la noche en lugar del día, sobre todo cuando se trata de hacer tareas creativas, o de trabajar como terapeuta. Es en las horas de la tarde/noche en las que tengo una mayor conexión, en las que me siento mas tranquila y concentrada. Pero no siempre es así, claro. Hay momentos en el año, épocas como la primavera y el otoño, en las que me levanto casi con el Sol. Eso es algo que nos recuerda la variabilidad de los hábitos en cuanto escuchamos nuestras verdaderas necesidades. Así mismo, para ti puede suponer un esfuerzo estIMG_20141113_113925ar levantado más allá de las diez de la noche, y tu pareja tal vez sólo se concentre realmente en el silencio de la madrugada, alrededor de las 3 de la mañana, cuando tu estas disfrutando del sueño mas profundo. Y lo más importante, es que todo está bien. No nos podemos sentir culpables por no seguir un horario “europeo” o si nos cuesta levantarnos de la cama a las 7. No hay nada que envidiar a las personas que duermen sólo 4 horas y dicen estar maravillosamente. La clave en este caso: “Sabio es quién escucha a su cuerpo”. Intenta llevar un registro de las horas de sueño durante la semana, de cómo varían el fin de semana, y de en qué situaciones te sientes mejor, más descansado o más concentrado. Eso te puede ayudar a terminar entregas en días difíciles, o a priorizar momentos del día para avanzar en aquello que requiere más concentración, creatividad o sosiego.

 

 

Espero que esta breve lista, este podio de las frases desafortunadas, te sirva para poder conocer mejor TU tiempo, y para darte cuenta que sólo cada uno de nosotros sabe cómo organizarse, cuando descansar, y qué planificar. Además, déjame recordarte que, si tienes dudas sobre qué orientación o perspectiva temporal predomina en tu manera de ser, o cómo sacar el máximo partido de tu tiempo, te puedo ayudar. ¡Hablamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.